Conduciendo de norte a sur, Santa Fe se torna desde un ambiente con mansiones de adobe construidas en las estribaciones oscuras hasta los tranquilos vecindarios arbolados, boutiques y restaurantes gourmet del centro de la ciudad. La escena cambia rápidamente de allí hacia el lado sur, descendiendo suavemente hacia los suburbios y luego fuera hacia el amplio desierto.

Cerrillos Road y sus alrededores son una mezcla de negocios: Carnicerías, Panaderías, Restaurantes Mexicanos de variante autenticidad. Luego están los locales de comida rápida, que aparentan surgir de cada acera y esquina.

Dirigiéndose más al sur hasta la línea borrosa entre el borde de la ciudad y el comienzo del desierto, hay franjas de espacio vacante —una distancia que para muchas personas es insoportable—entre casas y lugares para comprar comida saludable. Junto con las cadenas de comida rápida, tiendas de dólar y tiendas de conveniencia ocupan esos espacios vacíos.

Muchas familias en esta parte sureña más alejada de la ciudad no pueden costearse o tener acceso a verduras frescas y otros alimentos saludables a un precio razonable. Se necesita un esfuerzo sustancial para llegar a un supermercado o tienda de alimentos.

Investigadores han identificado a Santa Fe desde hace mucho tiempo, en particular los distritos municipales 3 y 4 del lado sur, como una red de desiertos alimentarios (vecindarios de bajos ingresos que carecen de fácil acceso a alimentos saludables y asequibles) y pantanos alimentarios (lugares donde los alimentos no saludables son más disponibles que los alimentos saludables).

Esto no es ningún secreto para la capital de la ciudad.

A través de un análisis detallado de los datos del gobierno validados por herramientas de verificación puntual y de cartografía, SFR ha descubierto que el problema parece empeorar, particularmente en el lado sur, donde los restaurantes de comida rápida y las tiendas de conveniencia superan en número a los supermercados a un nivel de relación más alto que nunca.

Un declinado acceso a alimentos como ese puede tener consecuencias, particularmente para las comunidades empobrecidas, no blancas y sin transporte seguro y confiable, dicen los investigadores. Los desiertos alimentarios y, más aún los pantanos alimentarios, son lugares propensos a facilitar enfermedades relacionadas con la alimentación.

"Un ambiente de comida equilibrado en el que alguien entre en su vecindario y se sienta igualmente atraído a comprar alimentos saludables o no saludable con las mismas posibilidades, ahí es donde queremos llegar", dice Kristen Cooksey-Stowers, la autora principal de un estudio del Centro Rudd para la Política Alimentaria y Obesidad en los pantanos alimentarios. "Si desea tomar decisiones más saludables, su entorno no debería estar trabajando en su contra. No debería ser una situación de dificultad tras dificultad el hecho de decidir entre conseguir comida de un supermercado y pasar por McDonald's".

Pero esos son exactamente las dificultades que enfrentan los habitantes del lado sur. Es fácil imaginar franjas de la zona de esa manera: Abunda los alimentos ricos en calorías, sodio y azúcar, como las hamburguesas Wendy's y las chimichangas de Allsup.

Un estudio recientemente completado por Christus St. Vincent conecta el paisaje alimentario con casos de enfermedad.

El estudio encontró que la obesidad juvenil está en aumento en Santa Fe y casi el 80% de los adultos en el condado no están consumiendo la cantidad recomendada de frutas y verduras por día. Las personas entrevistadas para el estudio dijeron que el acceso excesivo a la comida rápida jugó un papel importante en los hábitos alimenticios poco saludables, y muchos identificaron un estatus socioeconómico más bajo como un motor de enfermedades crónicas.

Coaliciones de políticos locales, activistas y organizaciones sin fines de lucro han tratado en el pasado de aumentar el acceso a alimentos saludables en lado sur. Un ex concejal del lado sur de la ciudad dice que trató de regular el número de restaurantes de comida rápida en su distrito a través de cambios de zonificación alrededor de 2012, pero la idea murió silenciosamente sin un apoyo más amplio.

Sin embargo, el lado sur es más que un pantano o desierto alimentario. Si bien las opciones de alimentos poco saludables y la escasez de supermercados es una queja común, también hay una red de tiendas que sirven a las poblaciones hispanas y latinas que viven en el área.

Organizaciones como "The Food Depot" y "Earth Care" también están llenando los vacíos que la ciudad ha dejado abiertas a través de una planificación y desarrollo descuidados, y algunas personas creen que las tiendas locales y otros esfuerzos cancelan la necesidad de una cadena de supermercados al por mayor.

Organizaciones como The Food Depot y Earth Care también están llenando los vacíos que la ciudad ha dejado abiertos a través de una planificación y desarrollo descuidados.
Organizaciones como The Food Depot y Earth Care también están llenando los vacíos que la ciudad ha dejado abiertos a través de una planificación y desarrollo descuidados.

Un problema conocido

El fenómeno del pantano alimentarios es más que anecdótico; está codificado. En 2011, el Centro para el Control de Enfermedades calificó la esquina sur más lejana de la ciudad como un pantano alimentario. Cuatro años más tarde, el Atlas de Investigación de Acceso a Alimentos del USDA mapeó al lado sur como un desierto de alimentos, donde las personas de bajos ingresos están a más de una milla del supermercado más cercano.

El USDA también encontró que los restaurantes de comida rápida aumentaron en el condado de Santa Fe de 90 a 109 entre 2009 y 2014. Eso es un aumento del 21%, la mayor parte en el lado sur donde la ciudad se está desarrollando más rápido.

El análisis de SFR encontró 49 restaurantes de comida rápida, 3 dollar stores y ocho tiendas de conveniencia Allsup al sur de St. Michael's Drive, además de ocho supermercados. Pero solo Walmart Supercenter, Sprouts Market y Mini Super Delicias están al sur de Zafarano Road.

Por el contrario, al norte de St Michael's Drive, en un área geográfica un poco más pequeña, hay siete supermercados que deben lidiar con tres Allsups, una tienda de dólar y 26 restaurantes de comida rápida.

La proliferación de tiendas de conveniencia, restaurantes de comida rápida y tiendas de dólares (un culpable a menudo dado por alto en un desierto alimentario pantanoso) se concentran en la porción sur de la ciudad, que tiene una proporción más pesada del 54% de la población latina de Santa Fe. La mayor parte de la pobreza de la ciudad afecta desproporcionadamente a los latinos: Según las últimas proyecciones del Censo, alrededor del 40% de los hispanos y latinos viven en la pobreza en Santa Fe.

Pasar unas pocas horas en el lado sur es más que suficiente para dar vida a todos estos datos.

El efecto del pantano alimentario

En una tarde de un día de semana cualquiera en Riverside Mobile Home Park, "The Food Depot" se ofrece voluntariamente a servir verduras calientes, carne y arroz para un grupo de familias y niños en el centro comunitario del vecindario. Los niños más pequeños juegan mientras sus padres o cuidadores comen y tratan de que estos vuelvan a sus platos a comer.

Riverside es uno de los cuatro lugares para el programa de comidas de verano de ocho semanas de "The Food Depot", que lleva comidas gratis a las comunidades de casas móviles en Santa Fe, principalmente en el lado sur. Cada ubicación atrae a unas 25 personas al día.

El programa tiene como objetivo proporcionar alimentos saludables en lugares donde de lo contrario no hay muchas posibilidades.

Eso es Riverside, que se encuentra en la parte más al suroeste de la ciudad. Cerca: Un Family Dollar, un Dollar General, un Allsups y un McDonald's. Los supermercados de servicio completo más cercano es Walmart Supercenter—4 millas de distancia.

Podría considerarse un pantano clásico. Un estudio reciente del Centro Rudd encontró que un pantano alimentario típico tiene cuatro opciones de alimentación poco saludables por cada opción saludable. El estudio también encontró que la presencia de un pantano alimentario es una herramienta de predicción más fuerte de las tasas de obesidad en adultos que la ausencia de supermercados de servicio completo, como en un desierto alimentario.

El efecto de los pantanos alimentarios es más fuerte en las zonas con mayor desigualdad de ingresos, con efectos desproporcionados en sectores más pobres de las ciudades y donde menos residentes tienen automóviles, una señal clásica del lado sur.

El estudio del centro Rudd encontró que las minorías y las personas de bajos ingresos son más propensas que los blancos a vivir cerca de los minoristas de alimentos insalubres.

"¿Tienen los residentes la oportunidad de obtener una salud óptima? En estas áreas donde hay bajo acceso a un transporte confiable, el efecto del pantano alimentario es mucho mayor", dice Cooksey-Stowers, investigador del Centro Rudd, SFR en una entrevista telefónica. "Tenemos estas áreas donde no sólo las personas están cerca de entornos alimentarios inequitativos, sino que están atrapadas allí desde un sentido de movilidad. Las personas de mayores ingresos están navegando fuera de su vecindario inmediato. Pueden ampliar su conjunto de opciones de comida".

A principios de este año, Christus St. Vincent lanzó su Evaluación de Necesidades Sanitarias Comunitarias 2017-2019. El examen refleja las conclusiones del Centro Rudd. Las enfermedades cardíacas y la diabetes, ambas enfermedades relacionadas con la dieta, se han clasificado constantemente entre las 10 principales causas de muerte en Nuevo México.

Los habitantes del lado sur que respondieron para el estudio "señalaron que, aunque las tasas de enfermedades crónicas y obesidad de Santa Fe son más bajas, las discrepancias económicas entre ricos y pobres en Santa Fe hacen que los datos parezcan más positivos de lo que realmente es", se lee en el estudio. "Expresaron que hay un segmento de nuestra población con medios financieros que puede permitirse atención preventiva, alimentos saludables y tiempo para la actividad física que arroja los datos en una luz diferente".

La desaparición del oasis alimentario

Anteriormente se han llevado a cabo intentos para prevenir o remediar los problemas de acceso a los alimentos del lado sur, en particular el "Food Oasis", un equipo compuesto por concejales, activistas y organizaciones sin fines de lucro, cuyo objetivo era llevar un supermercado a la esquina suroeste de la ciudad. Se formó alrededor de 2015.

"Tenía muchas buenas ideas y creo que hay mucho potencial", dice el concejal del Distrito 3 Chris Rivera. "Desafortunadamente, ninguno de los supermercados estaba realmente interesado."

La coalición se desmoronó después de un año. Pero Rivera piensa que todavía hay una necesidad de más acceso a la comida en el área, junto con más servicio de autobús.

"Creo que un supermercado en algún lugar del aeropuerto [Road] sería genial", dice. "Y claramente el transporte necesita mejorar y proporcionar un servicio más rápido".

Rivera y otros líderes de la ciudad reconocen la falta de acceso a los alimentos. Pero no tienen planes para abordar las cuestiones sistémicas que llevaron y exacerbaron el efecto de los pantanos alimentarios. Esos problemas incluyen lo que se ha construido en el área desde que entró en vigor una ordenanza de zonificación superpuesta de 2012.

Si bien la ley tenía como objetivo incentivar a las empresas como gimnasios, consultorios médicos y supermercados con exenciones de cargos o impuestos, hizo muy poco para restringir el desarrollo de restaurantes de comida rápida, tiendas de conveniencia y tiendas de un dólar.

El exconcejal Carmichael Domínguez encabezó la idea.

"Hemos jugueteado con cosas de comida rápida, pero el tema general de toda la zona superpuesta era estilos de vida saludables", le dice a SFR. "No se trataba de deshacerse de los restaurantes de comida rápida. Se trataba de ¿Qué podemos hacer para asegurarnos de que, como en cualquier otra comunidad pobre, cada lugar en el que compramos no sea comida rápida o tiendas de conveniencia?"

Sin embargo, eso no fue lo que pasó.

"De hecho, tenía una política escrita que iba a regular los restaurantes de comida rápida y lo arruiné por completo", dice Domínguez. "Vi esta división entre lo que es y lo que no es comida saludable".

Los residentes del área entregaron un mensaje, él dice: "Sólo queremos comida, ni siquiera nos importa si es saludable o no. Sólo queremos acceso".

Las comunidades contra el pantano Zona del Sol, típicamente llena con los sonidos de los niños que hablan y juegan, están tranquilas y vacías mientras Miguel Ángel Acosta, codirector de "Earth Care", pone una bolsa de papel marrón sobre la mesa. En el interior hay albaricoques maduros que recogió de su patio ese viernes por la mañana.

Acosta ha trabajado en temas de acceso a alimentos en Santa Fe desde 2011, cuando se asoció por primera vez con Domínguez para empujar el distrito superpuesto.

Estábamos tratando de que la gente entendiera que había otra parte en el Lado Sur que debía tenerse en cuenta: diferentes patrones de consumo, diferentes ideas en torno a alimentos saludables, diferentes necesidades en términos de como incluso tener pirámides de alimentos tienen sentido para otras culturas", dice Acosta. "Además, que había otros problemas relacionados que necesitaban ser abordados que una cadena de supermercados grandes no resolvería".

Propuso un "Sistema de Mercado" de tiendas más pequeñas para colocarse en terrenos de la ciudad y ser administrado por la ciudad que emplearía a residentes que venderían alimentos y proporcionarían educación nutricional. Los espacios también incluirían jardines comunitarios. Se desmoronó, dice Acosta, "porque no había interés".

Desarrolladores inmobiliarios se opusieron a la idea porque "lo vieron como una droga de entrada al socialismo", dice Acosta, riendo sin mucho humor y tocando los dedos sobre la mesa.

Lo que el lado sur no necesita, continúa, es una franquicia grande de supermercado que deprimirá los salarios y no resolverá el problema del transporte, lo que obliga a muchas personas a caminar a un Allsup cercano, una tienda de dólar o McDonald's para una comida.

Debido a personas como Cesar Araiza, dueño de Panadería Sani y Tortillería y una Carnicería en el lado sur, Acosta dice que la gente de la zona tiene la mayor parte de lo que necesitan.

En una tarde reciente del sábado, Araiza y uno de sus empleados de toda la vida se paran alrededor de una mesa cubierta de harina y masa fresca. En la cálida cocina de la parte trasera de su tienda, hacen empanaditas de cerveza para La Fonda. Algunos tienen relleno de fresa, algunas piña o batata; todas están hechas a mano usando un tarro de albañil para crear el círculo perfecto de masa. Cada una se ve idéntica a la anterior.

Sus tiendas ofrecen diferentes tipos de repostería mexicana, comida para llevar, pasteles, tortillas, pan y carne.

César Araiza extiende masa para empanadas de cerveza fresca en la cocina de su panadería y tienda.
César Araiza extiende masa para empanadas de cerveza fresca en la cocina de su panadería y tienda.

"En nuestra cultura, compramos comestibles en pequeñas tiendas, como una Carnicería", dice Araiza. "No quiero un gran supermercado por aquí, en verdad."

Pero él sabe también que las pequeñas empresas como la suya, así como los residentes, tienen dificultades para encontrar alimentos frescos y asequibles.

"Lo que creo que Santa Fe necesita es una gran tienda al por mayor", dice Araiza. "He estado planeando conseguir un gran almacén para la comida hispana porque a veces [encontrarlo] es un poco difícil".

"La comida en Santa Fe es tan cara", agrega, es más barato para él obtener algunos ingredientes y productos para sus tiendas de Albuquerque, Denver, Texas y California.

“El acceso a alimentos saludables es un derecho”

En una oficina luminosa en "The Food Depot", la Directora Ejecutiva Sherry Hooper dice que incluso el banco de alimentos más grande del condado ha tenido problemas para conseguir comida en el lado sur. A pesar de esta mitad de la ciudad que tiene el menor acceso a los supermercados, "The Food Depot" no tiene actualmente una agencia asociada en el área.

"Lo que hemos terminado haciendo es manejarlo como lo haríamos con una comunidad rural", le dice Hooper a SFR

"Cuando nos fijamos en el lado sur, el hecho de que es un desierto o pantano alimentario es muy parecido a una comunidad rural en que dependen de tiendas de conveniencia, gasolineras, cosas como esas".

La gente de Santa Fe compra alimentos gratis en la Zona del Sol a través de The Food Depot.
La gente de Santa Fe compra alimentos gratis en la Zona del Sol a través de The Food Depot.

La agencia tiene una distribución mensual de despensa de alimentos móviles en el edificio Zona del Sol, propiedad de la ciudad. Largas mesas de picnic se juntan en la habitación principal mientras los habitantes de Santa Fe caminan alrededor del gran rectángulo, escogiendo que comer de entre montañas de pan, fresas, plátanos e incluso hierba de trigo.

Incluso si programas como el de "Food Depot" y empresas como Araiza sigue apareciendo en el lado sur, el desierto y pantanos de alimentos podrían persistir para las comunidades de bajos ingresos en toda la ciudad sin una dirección de políticas diferente por parte de los líderes de la ciudad, dice Cooksey-Stowers del Centro Rudd. Pero los funcionarios tendrían que definir primero el alcance del problema.

"Tomar una medida de pantano alimentario permite a los responsables políticos y a los funcionarios electos saber dónde, exactamente, centrar sus esfuerzos, al menos para comenzar", dice. El Director de Parques y Recreación de la Ciudad, John Muñoz, le dice a SFR que la ciudad espera agregar más jardines comunitarios y expandir los existentes, como en la Colonia Prisma en el lado sur. El siguiente proyecto planeado es en SWAN Park, posiblemente listo para la primavera. Será un jardín de "buen tamaño" en la "parte de crecimiento de la ciudad".

No todo es impulso hacia adelante.

En un foro comunitario reciente, cuando los desarrolladores de la siguiente fase de Tierra Contenta insistieron en que debido a SWAN Park y "el nuevo Walmart", el proyecto de vivienda no necesitaba tener planes para espacios recreativos verdes o acceso a alimentos, como un supermercado, dice Acosta.

"Se necesitaría cierta voluntad política real para empujar hacia atrás en el área de los bienes raíces, para empujar hacia atrás en la Cámara de Comercio", dice. "Se necesitarían algunas decisiones de la ciudad de que el acceso a alimentos saludables es un derecho. Al igual que el acceso a la vivienda debe ser. El Super Walmart ha sido malo para los negocios y ha sido malo para la salud de la gente y malo para los salarios, salarios. Esta es una oportunidad para crear espacios comerciales donde tengamos acceso a alimentos saludables".